07 febrero 2016

11 noviembre 2014

Meditación: Percepción y conciencia.


Meditación: Percepción y conciencia.



El paso de percepción a conciencia durante la meditación.
Hay dos formas de percibir la realidad. En la
forma normal, del casi despierto, comparamos la realidad con los
contenidos de la memoria.

No vemos la realidad en sí, sino su sombra como
decía Platón.

La otra forma, la del despierto se consigue viendo
la realidad en sí, no hay comparación con las
memorias.

El iluminado ve un árbol diferente cada vez que
mira al mismo árbol.

Porque observa directamente, no a través de una
comparación con sus contenidos mentales.

Y, la realidad está cambiando continuamente.

Esta forma de percibir, filtrada por los
contenidos mentales, es esquizofrénica, y compartida por la gran
mayoría de la población en las sociedades
occidentales.

El esquizofrénico puede tener unos contenidos
mentales riquísimos, pero que no se aplican a su realidad
circundante.

Vive en una burbuja de contenidos mentales que no
tienen nada que ver con su entorno.

Cuando pasamos de una forma de percibir a la otra
tenemos la sensación "de que unas escamas se han caído de
nuestros ojos", o de que la habitación "se ha
iluminado".

Y observamos procesos más que objetos.

Obtenemos además "visión periférica" y, lo
que es más importante, control sobre el tiempo.

Una de las características del iluminado es que
puede controlar su tiempo.

Cuando estamos despiertos podemos ver crecer la
hierba o capturar un mosquito en vuelo.

Una de las características del esclavo es que no
tiene tiempo para sí mismo.

Lo que define al esclavo es que no es propietario
de su tiempo, de su vida.

Cuando decimos, en tono de queja, no tengo tiempo,
lo que estamos diciendo en realidad es "no tengo vida", soy un
esclavo.

De que te vale ganar el mundo, si no tienes
vida?

Las dos formas de ver la realidad podrían también
ser identificadas desde otro ángulo como conciencia y
percepción.

La conciencia es el quinto agregado de los cinco
agregados de los budistas y la percepción es el tercer
agregado.

La conciencia es simplemente un "darse cuenta de",
mientras que la percepción es reconocer algo.

Frente al color azul, por ejemplo, la conciencia
es azul, mientras

que la percepción es reconocer el azul y nombrar
mentalmente el color.

La conciencia no tiene objeto. Solo refleja lo que
esta ahí. No lo reconoce.

Lo que intentamos desarrollar en el ejercicio de
foco abierto es precisamente la
conciencia, (Viññanakhandha), no la percepción
(Saññakhandha).

http://meditacion.yinyangandtaichichuan.org/percepcion.html 

29 diciembre 2010

Zen Genjo





Genjo

Cuando un pez nada en el océano, el agua es ilimitada, por muy lejos que nade. Cuando una ave vuela por el cielo, el aire es ilimitado, por muy lejos que vuele. Sin embargo, desde el inicio no ha habido pez o ave alguna que haya dejado su elemento. Cuando la necesidad es grande, el elemento se aprovecha en grande. Cuando la necesidad es reducida, el elemento se aprovecha de manera reducida. Por esto, ninguna criatura desaprovecha su totalidad. Dondequiera que se ponga, no deja de cubrir el terreno. Si una ave abandona el aire, morir en seguida. Si un pez abandona el agua, morir en seguida. Que se sepa, pues, que el agua es vida, que el aire es vida. El ave es vida y el pez es vida. Vida es el ave y vida es el pez. Más allá de estas implicaciones y ramificaciones, no hay otras.